Loading...

domingo, septiembre 03, 2006

JUDO - Kyuzo Mifune Sensei



El maestro Kyuzo Mifune desarrolló el más exquisito Judo que se haya visto jamás hasta la fecha, dueño de una armonía excepcional, donde se conjugaban los fundamentos de la biomecánica del Judo, de la belleza, del sincronismo, de la elasticidad, de la potencia, y de la flexibilidad.

El maestro Mifune hacía fáciles las técnicas más difíciles del Gokyo no waza, su elegancia para desplazarse, su conocimiento profundo de las leyes mecánicas; su capacidad física asombrosa para la estatura de 1.64mt. y el peso de 46 kg. que tenía, dejaban más que admirados a sus espectadores.

Hoy en dia podemos gozar y aprender de su maravillosa técnica en el Randori, gracias a la tecnología de su video, que aunque está en blanco y negro, y es bastante antiguo; sin embargo se ve claramente el arte excepcional del maestro Mifune, ahi el maestro ya tendría sus 60 años.

El nació en Abril 21 del 1984 en la ciudad de Kuji, prefectura de Iwate, en la isla de Honshu. Parece que fue un niño inquieto, aunque brillante; hijo de una familia compuesta de siete hermanos.

Mifune se inició a temprana edad en el Judo, siendo un escolar de 13 años, empezó a practicarlo en la escuela secundaria. Más tarde iria a Tokyo para continuar estudios en la universidad de Waseda, ahi tendría el primer contacto de una larga y exitosa carrera en el Kodokan de Jigoro Kano.

Sakujiro Yokoyama sería su presentador al Instituto Kodokan del joven Mifune, cuando tenía la edad de 20 años; Mifune dedicó su tiempo exclusivamente a aprender el Judo; tanto asi que su padre dejaría de ayudarlo.

De ese modo Kyuzo tuvo que buscar empleo para sostenerse; pero siendo un joven inteligente y hábil, logró exito en los negocios, asi podría alistarse para ingresar a la universidad de Keio para estudiar economía.
Su carrera en Judo fue rápidamente ascendiendo, alcanzo Nidan casi a los dos años de haber empezado en Kodokan. Haciéndose conocido y respetado por la calidad de su Judo. Participó en los torneos anuales Rojo y Blanco ganando en todas las oportunidades que participó.

Ya por el año 1912 cuando tenía solamente 29 años, alcanzó el alto grado de Rokudan, y fue nominado instructor en Kodokan; fue tan extraordinaria su técnica, que le llamaban el Dios del Judo. A los 30 años contrajo matrimonio con una joven de su pueblo natal.

Los veinte años siguientes, Mifune se dedicó a enseñar el Judo con una perspectiva cientificista, como era su óptica; basando su metodología en la descomposición de fuerzas, en el Kuzushi, los desplazamientos o Shintai; enseñando tambien los Katas, y practicando el Randori con sus estudiantes.

En el año 1937, cuando tenía 54 años, el Dr. Kano le otorgó una de las más altas distinciones, el grado de Kudan 9no grado. A la muerte de Kano en 1938, y siendo Jiro Nango presidente del Kodokan, el continuó siendo uno de los principales instructores.

El 25 de Mayo de 1945, y a la edad de 62 años, fue promovido a Judan 10mo grado; sólo otros tres habian recibido tal distinción por Kodokan.

En 1956 y a la edad de 73 años publica su libro el Canón del Judo, en el cual expresara sus conceptos de la filosofía, la historia, y la técnica del Judo.

El Judo de Mifune ha tenido sin duda una influencia en la expanción del Judo en el mundo, lo cual le ha permitido desarrollarse más tarde como deporte Olímpico.Mifune entrenó a muchos extranjeros que pasaron por Kodokan, ellos llevarían sus experiencias a sus paises de haber tenido uno de los profesores mas conpiscuos del Judo.

Ya en 1964 a los 81 años, y habiendo sido diagnosticado de cancer a la traquea, el fue oficial en los juegos Olímpicos de Tokyo; en Diciembre de ese año Sensei Mifune fue internado en estado delicado. Su sensible desaparición sucedió en Enero 27 de 1965. Han pasado 36 años a la fecha, y aun no ha habido otro judoka de Kodokan con similar rango y estupenda técnica como el maestro Mifune.

Cuando yo empezaba a hacer Judo, allá por fines de los 50, llego al Perú de visita de instrucción un maestro de apellido Ishibashi, que tenía una técnica descomunal, por su suavidad y fineza; su estilo era similar al de Mifune, obviamente salvando grandes distancias de maestría.

En la técnica de Mifune se ve como desequilibra con impresionante facilidad, aplicando tiempo, ángulo, distancia, rotación, traslación, dirección, y sentido; en wazas como Sumi otoshi, Tai otoshi, Hane goshi, Yoko wakare, O guruma, Ashi guruma, De ashi harai, Sasae Tsuri komi ashi, Uchimata; y su manejo formidable del Kaeshi waza como nadie haya realizado.

Sensei Mifune ha dejado tras de si, una escuela, un estilo, la expresión artística más notable de cómo se debe concebir y practicar el verdadero Judo; a través de la ciencia y el arte del desequilibrio, que es el Judo mismo, no hay otra manera.

Autor: Néstor Figueroa
Derechos Reservados
Para exclusivo uso académico.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante