Loading...

lunes, marzo 19, 2007

Biografía de Morihei Ueshiba - por Kanemoto Sunadomari Parte I

Por Kanemoto Sunadomari Reproducida en www.dojotanabe.com por cortesía de Stanley PraninTraducido por Cristóbal Mora Temnerud, Fernando Gómez y Óscar Recio Coll

Las siguientes traducciones proceden de la primera biografía de O-Sensei escrita por Kanemoto Sunadomari y que fueron publicadas en febrero de 1969. El primer encuentro de Kanemoto Sunadomari con Morihei Ueshiba fue en 1928. Un seguidor devoto de la religión Omoto, analiza profundamente la influencia de esta religión sobre el arte y la filosofía del aikido.
Los textos que aquí presentamos, aparecieron en una serie de artículos (16 en total) en el Aiki News (números 72 - Septiembre 1986 - a 87 - Invierno/Primavera 1991 -), y podemos reproducirlos en la web por cortesia de Stanley Pranin, editor del
Aikido Journal. De momento sólo están traducidos al español los dos primeros artículos, que son los que aquí os presentamos. A medida que vayamos traduciendo el resto, los iremos añadiendo a esta página.
Prólogo del Autor
En la primavera de 1928 acudí por primera vez a una exhibición de Aikido del Maestro Morihei Ueshiba. Yo era seguidor de la religión Omoto y estaba trabajando como voluntario para la iglesia en Kameoka. Durante el festival de primavera de Ayabe fui con mi padre a ver una exhibición que tenía lugar en el Omoto Mirokuden de Ayabe.
Aquel día, el maestro Ueshiba portaba un kimono formal blasonado. Cinco o seis de sus discípulos, armados con espadas y lanzas de madera, iniciaron un ataque simultáneo. Un instante después, se encontraban todos volando por los aires, por encima de la cabeza del maestro Ueshiba.
Sucedió en pocos segundos. Ninguno de los estudiantes pudo tan siquiera tocar al maestro Ueshiba con sus armas. Este fue el hecho que más tarde me indujo a ingresar parte en su dojo.
Desde aquel día, además de entrenar en su dojo, fui testigo de decenas de sus demostraciones. Sin embargo, había muchos aspectos de su aikido que escapaban completamente a mi entendimiento.
Pensaba que lo comprendía, pero no era así. Esto sugiere que el aikido del maestro Ueshiba se encontraba en un estado constante de cambio. Cuanto más aprendía de su arte, más infinito e imposible me parecía poder atisbar por completo su alcance y complejidad.
Cuando ingresé en el dojo, el maestro Ueshiba en persona me instruyó la primera vez. Realizaba sus explicaciones en seiza (postura de rodillas), y me dijo: “Si dominas esta única técnica, es suficiente”.
La primera técnica de aikido que me enseñó fue el ataque shomenuchi con la tegatana (mano espada) en seiza. Es así todavía hoy en día. Ataqué al maestro con toda mi fuerza y él recibió mi ataque con bastante suavidad, diciéndome que si atacaba demasiado fuerte iba a romperme la mano. Siempre recuerdo este incidente cuando practico.
Esto demuestra lo difícil que es ejecutar una única técnica, por ejemplo menuchi, de una manera fiel a los principios básicos. He pasado muchos años practicando aikido, pero dudo que nunca llegue siquiera a acercarme a un menuchi “perfecto”, ni aun entrenándolo el resto de mi vida. Creo que para poder dominar técnicas tan difíciles es necesario adentrarse en el reino divino de lo espiritual y lo físico.
El maestro Ueshiba consiguió, como resultado de su extenso entrenamiento, alcanzar el máximo potencial del cuerpo humano. En la búsqueda de lo que se encuentra más allá de ese punto, abrió un camino al mundo espiritual. Consiguió penetrar en el reino del espíritu y desentrañar su complicada y delicada lógica.El aikido moderno no habría podido ser creado sin que el fundador hubiese descubierto y alcanzado este mundo espiritual. Las austeridades, tanto espirituales como físicas, sufridas por el maestro Ueshiba hicieron posible el nacimiento del aikido.
Han pasado casi cuarenta años desde que llamé por primera vez a la puerta del Dojo Ueshiba y pasé a estar bajo su instrucción e influencia. Tuve la gran suerte de haber podido establecer una relación personal con el Maestro Ueshiba, experimentar su verdadera naturaleza y recibir entrenamiento en la búsqueda del Camino.
¿Qué clase de hombre fue el fundador del Aikido, Morihei Ueshiba? ¿Dónde nació? ¿Cómo entrenó? Empecé a escribir este libro por que quería transmitir el detallado proceso de descubrimiento del aiki, empezando por los pasos del fundador durante la colonización de Hokkaido, su conversión a la religión Omoto y también sus exhibiciones diarias del arte.
No obstante, la descripción de este primer budo y su creador, ha resultado una tarea extremadamente difícil. Mis pobres habilidades literarias no me han permitido describir la verdad con efectividad. Es este un hecho que me ha hecho darme cuenta que no soy más que un hombre corriente. He querido dejar constancia de mis conocimientos, con la convicción de que ésta es la Vía correcta.
Kanemoto Sunadomari, Diciembre 1968

0 comentarios: