Loading...

viernes, octubre 02, 2009

El maestro de artes marciales que pasó por tres siglos


Es un legendario hombre cuya vida ha atravesado tres siglos. Nació durante el 19º año de la Dinastía Qing (1893), en el reinado del emperador Guanqxu, y hoy tiene 114 años de edad. Su nombre es Lu Zijian y vive en la ciudad de Chongqing, provincia de Sichuan, China. A pesar de su edad, goza de buena salud y agilidad.

Alguna vez considerado entre los tres mejores maestros de kung fu, Lu es adepto a las artes marciales y sólo con un empujón, aún puede mover a un hombre joven de 75 kg. y de 1.86 mts. de altura. Al preguntarle el secreto de su longevidad, Lu respondió, “La clave para tener una vida larga y saludable es una combinación de movimientos y tranquilidad: cultivar la vida guiando el qi, la energía vital del cuerpo, y mover las manos y los pies a través de la práctica del boxeo. Según el periódico Xinmin Evening, Lu Zijian comenzó a aprender artes marciales con su madre a la edad de 7 años. En 1920, a los 27, Lu ganó el concurso de artes marciales en Yuhuatai, ciudad de Nanjing. En la década del 30 encontró la fama en Shanghai y obtuvo el grado del Nivel Nueve –el más alto en las artes marciales chinas.

Lu Zijian no se cansa de revivir su pasado. Luchó contra extranjeros en dos ocasiones, y antes de cada encuentro firmó un documento que lo eximía de responsabilidad en caso de que hubiera una muerte durante la lucha. El primer extranjero fue un norteamericano llamado Tom, de más de 1,80 mts de estatura. Los dos hombres lucharon durante más de una hora sin que hubiera un claro ganador.

Las manos de Lu tenían serias heridas cuando uno de sus discípulos gritó, “¡Maestro, use la Palma del Octavo Triagrama!” Lu recuerda, “Estaba en el infierno de la lucha y muy confundido”. Cuando recuperó la lucidez, comenzó a caminar hacia Tom, usando el Octavo Triagrama, y finalmente golpeó a Tom en el pecho con su palma. Tom dio unos pasos hacia atrás y finalmente cayó al suelo, con la boca llena de sangre.

La segunda pelea fue con un maestro japonés de Tae Kwon Do en Shanghai. Él simplemente no estaba a la altura de Lu y terminó peor que Tom.

Lu es el único maestro de artes marciales no escolarizado a quien la Asociación China de Artes Marciales le concedió el estado de Noveno Nivel. Desde que cumplió 86 años, Lu asistió a cada concurso de artes marciales que pudo. A los 93, se unió al equipo de entrenamiento de artes marciales de la provincia de Sichuan y participó en la Competencia Nacional de Artes Marciales celebrada en Sichuan.

Muchos artículos en Internet apodan a Lu como “el Gran Maestro del Río Yangtzé”, junto a Huo Yuanjia, Gran Maestro del Río del Este, y a Du Xinwu, Gran Maestro del Río Amarillo. Lu todavía sigue en actividad y viaja por toda China. Cuando compite en pulseadas con algún joven fuerte, él puede ganarle fácilmente. Al caminar o escalar montañas, se siente liviano como una pluma.

Una mirada de cerca al señor Lu revela que su rostro está casi libre de arrugas y que su piel tiene cierta iridiscencia. Sus hombros son anchos y sus brazos musculosos. Su cabellera gris tiene zonas de cabello negro. A los 95 años de edad, su piel comenzó a pelarse. Años atrás, se le peló toda la piel de su cara, manos y cuerpo, y apareció una nueva piel. Según Lu, ahora su piel cambia cada tres años.

Lu Zijian, nombrado por la Naciones Unidas “el anciano saludable”, todos los días se levanta a las 7, practica kung fu, a la mañana y medita, pinta, lee y visita amigos por la tarde. Él es tan alerta, despierto y divertido como un hombre joven.

Lu es vegetariano, se mantiene alejado de la carne y del pescado y su comida favorita son los tomates. Medita durante una hora y media desde las 2 p.m., se va dormir a las 11 p.m., y vive en la casa de su nieto donde come cualquier cosa que se cocine. Nos cuenta un secreto: coman tomates frescos todos los días. Son buenos.

http://www.lagranepoca.com/articles/2007/09/23/1250.html

0 comentarios: